¿Qué es el Omega-3?

Los ácidos grasos Omega-3, son grasas poliinsaturadas y esenciales, es decir tienen una particularidad en su estructura química y se encuentran en diferentes fuentes de alimentos pero que no se producen naturalmente en el cuerpo. Los estudios de estos iniciaron cuando el científico Hans Bang se dio cuenta que las personas que vivían en Groenlandia morían de menos enfermedades cardiovasculares debido al tipo de alimentación que llevaban; es decir se asoció que la alimentación a base de pescado incidía en una mejor salud cardiovascular. (Unidad Editorial Revistas, 2020)

Los Omega-3, a veces denominados aceites de pescado, se han popularizado por su importancia en la salud humana y la nutrición. La relación de la importancia en la salud humana ha sido el principal impulsor para la investigación de este tema. Las propiedades físicoquímicas de los ácidos grasos Omega-3 lo posiciona como uno de los lípidos que facilita los procesos bioquímicos en las membranas celulares y tejidos, especialmente los del cerebro y cardiovsculares. (Valentine & Valentine, 2010)

¿Dónde podemos encontrar los Omega-3?

No sólo provienen de fuentes animales, también podemos encontrarlos en fuentes vegetales. Te explicamos los tipos de ácidos que componen a los Omega-3:

  • Omega-3 vegetal: ALA (ácido alfa-linolénico) es el que está presente en semillas de lino, nueces, vegetales verde oscuros y sus derivados.
  • Omega-3 animal: EPA es el ácido eicosapentaenoico y el DHA es el ácido docosahexaenoico y provienen exclusivamente de animales acuáticos, cualquier organismo que consuma fitoplancton (esta es la característica principal); las fuentes son los pescados azules, crustáceos y moluscos. En tratamientos, el EPA y DHA se les asocia, porque funcionan mejor cuando trabajan juntos.
    • EPA: Inhibe el ácido graso de los Omega-6 (grasas que su consumo en exceso aumenta la probabilidad de enfermedades cardiovasculares y depresión), suele estar en primera fila de la protección cardíaca y se recomiendan para tratar problemas del corazón, tiene propiedades antiinflamatorias y antialérgicas.
    • DHA: fundamental para el desarrollo de los ojos y cerebros, desempeña funciones para la visión y la mente, es decir nos ayuda a alcanzar mejores resultados intelectuales. El DHA es tan necesario en nuestras células neurosensoriales tanto como las neuronas, también se le denomina ácido cervónico. (Dufour & Festy, 2007)

¿Cuáles son las consecuencias de un déficit de Omega-3?

Como hemos comentado anteriormente evidencia científica ha demostrado que los ácidos grasos Omega-3 juegan un papel crucial en la prevención de enfermedades “silenciosas”. Tienen un rol importante en el desarrollo del cerebro humano y en especial el DHA tiene un significado especial en la evolución del cerebro, este se acumula en las áreas del cerebro que están asociadas con el aprendizaje y la memoria. (Valentine & Valentine, 2010)

El déficit de estos puede provocar enfermedades cardiovasculares y cáncer; y otros síndromes como dislexia, autismo, déficit de atención y hasta esquizofrenia, que son generalmente relacionadas con los bajos niveles de DHA. (Valentine & Valentine, 2010)

En los últimos años nuestro consumo de Omega 3, carbohidratos complejos, fibra, frutas y vegetales ha disminuido en comparación con el incremento de consumo de grasas saturadas, Omega-6 grasas insaturadas, grasas trans y cereales. La sociedad sufre de mala nutrición y a consecuencia de esto los problemas en la salud han incrementado. (Hedge, Zanwar, & Edekar, 2016)

Somos lo que comemos

Por lo tanto, es claro que los ácidos grasos del Omega-3 no solo han tenido un papel importante en el desarrollo del cerebro humano, sino que ha sido precursor de desarrollarnos y adaptarnos en el ambiente y diversas situaciones para sobrevivir. Es importante que en nuestra dieta tomemos en cuenta nutrientes esenciales, no consumir anti-nutrientes y que sea alta en antioxidantes para asegurar una alimentación saludable.

Somos lo que comemos y lo que comemos diariamente hace que nuestro cuerpo sea fuerte o débil y por eso la importancia de saber con qué nutrimos nuestro cuerpo, no solo por temas de imagen corporal pero más importante aún para llevar una vida saludable.

A través de nuestro socio comercial Grupo Eurofins brindamos soluciones a la industria acuícola y vegetal para análisis de Omega-3 y DHA y demás ácidos grasos fundamentales, los cuales se han convertido en ingredientes importantes de suplementos diéteticos y/o que se encuentran productos terminados. No dude en consultarnos por nuestro portafolio de servicios o escribirnos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Referencias

 

Dufour, A., & Festy, D. (2007). La Revolución de los Omega 3: Las nuevas estrellas de la salud. Barcelona: Ediciones Robinbook.


Hedge, M. V., Zanwar, A. A., & Edekar, S. P. (2016). Omega-3 Fatty Acids: Keys to Nutritional Health. Switzerland: Springer International Publishing Switzerland.


Unidad Editorial Revistas. (2020). Omega 3. Obtenido de Cuídate Plus: https://cuidateplus.marca.com/alimentacion/diccionario/omega-3.html


Valentine, R. C., & Valentine, D. L. (2010). Omega-3 Fatty Acids and the DHA Principle. Boca Raton, FL: Taylor and Francis Group, LLC.

 

Salud, Alimentación, EPA, Acuicultura, Omega 3, DHA, ALA

Autor: Karen E. Dávila