esenfrdeit
  • Blog
  • Residuos de medicamentos veterinarios en alimentos

Residuos de medicamentos veterinarios en alimentos

Al analizar el tema de los residuos de medicamentos veterinarios nos damos cuenta que la presencia de estos en alimentos de origen animal trae consecuencias a nivel de salud pública, en el comercio y en la misma industria, esto debido a que afectan el buen desempeño de estas áreas y traen conexos muchísimos efectos negativos. Si lo vemos desde la óptica de la salud pública, científicamente se ha demostrado que son causantes de diversas enfermedades en los consumidores, de manera que algunos productos son cancerígenos, teratogénicos (sustancias que, estando presente durante la gestación, puede causar un defecto congénito), producen alteraciones de los constituyentes de la sangre, causan resistencia a antimicrobianos, reacciones alérgicas, entre otros.

Por otra parte, a nivel del comercio de alimentos, cada vez los mercados y los consumidores son más exigentes con los alimentos que consumen, no solo en calidad sino en inocuidad y están exigiendo la comprobación de la calidad y el nivel de pureza de determinados productos. Además, en algunas industrias, causan interferencia en procesos tecnológicos, por ejemplo, en la industria láctea residuos de antibióticos interfieren en la maduración y fermentación de algunos productos lácteos. De esta manera el uso indiscriminado y mal manejo de estos medicamentos en productos de origen animal está afectando gravemente los mismos sectores productivos que los utilizan, por no tener un uso controlado y medible de los mismos.

Pero ¿Qué son los residuos de medicamentos veterinarios? Su definición comprende los productos originales y sus metabolitos en cualquier porción comestible del producto animal, así como los residuos de impurezas relacionadas con el medicamento veterinario correspondiente.

Estos residuos veterinarios tienen diversos orígenes; por ejemplo, tratamientos terapéuticos, los cuales son medicamentos veterinarios que se aplican a los animales cuya carne o sus productos con destino a consumo humano pueden dejar residuos de sus principios activos y/o sus metabolitos cuando no se respetan las buenas prácticas ganaderas. Asimismo, surgen de la aplicación de sustancias anabolizantes, las cuales son sustancias farmacológicas que promueven el desarrollo animal estimulando la ganancia de peso o la producción de leche, en otras palabras, son medicamentos veterinarios que no se aplican con un fin terapéutico, sino para estimular la evolución alimenticia o la producción láctea.

Los exportadores de productos de origen animal están expuestos a un control de sus mercados de destino, por ejemplo, en el caso de la Unión Europea en cada partida de carne que importa, la somete a controles veterinarios. El objetivo de realizar análisis de residuos de medicamentos veterinarios a fin de verificar que cumplan con los requisitos de importación y que estén dentro de los niveles máximos permitidos en el caso de sustancias permitidas y establece tolerancia cero para sustancias prohibidas, como promotores del crecimiento, cloranfenicol, plaguicidas clorados, nitrofuranos y zeranol.


Como buena práctica de los productores y comercializadores de alimentos de origen animal es importante señalar el disponer de programas de control de residuos nos permite contribuir a la equivalencia del sistema de inspección y poder certificar nuestros alimentos, lo que nos va a evitar rechazos o abrir nuevos mercados. Asimismo, indispensable mencionar que el mal uso de un producto veterinario puede transformarse en niveles de residuos que excedan lo permitido (MRL) y por lo tanto transformarse en un alimento no apto para el consumo humano o para la producción de otro alimento.

El éxito de un programa de control de residuos depende de todo lo expuesto; es más económico producir con todas las garantías de inocuidad que sacar al mercado un producto que va a ser rechazado en algún punto de la cadena por no reunir las condiciones exigidas. (Heinzen, 2018). Por tal razón, como socios comerciales de los Laboratorios Eurofins nos enfocamos en ofrecer las soluciones oportunas a los sectores productivos de alimentos de origen animal para que nuestros clientes puedan cumplir con las regulaciones y los requerimientos de sus mercados de destino. Contamos con métodos para la determinación simultánea de más de 100 medicamentos veterinarios. Además, el paquete integral de análisis de residuos de medicamentos veterinarios orientado al riesgo incluye métodos de detección y confirmación para más de 250 sustancias activas, incluidos antibióticos, antiparasitarios, hormonas, agonistas β, disruptores endocrinos y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos.

Para garantizar que no queden residuos que afecten a la salud del consumidor, existen normativas y regulaciones en los mercados de destino, como por ejemplo la europea que regula qué medicamentos y cómo se pueden aplicar para tratar las enfermedades que afectan a los animales productores de alimentos. El objetivo de la normativa es comprobar que no se superan los límites de residuos de medicamentos y proteger la salud de los consumidores.

Referencias bibliográficas


Heinzen, T. 2018. Residuos de medicamentos veterinarios en alimentos de origen animal. Anales de la ANAV; tomo LXIX (2016). (429-433). Disponible en: http://sedici.unlp.edu.ar/handle/10915/66956

 

Eurofins, Control de Calidad, Análisis de Laboratorio, Medicamentos Veterinarios, Residuos, Veterinaria

  • Creado el
Autor: Stephanie González Pérez