Micotoxinas en Alimentos y piensos

¿Qué son las micotoxinas?

Las micotoxinas son compuestos tóxicos producidos de forma natural por algunos tipos de mohos. Los mohos productores de micotoxinas crecen en numerosos alimentos, tales como cereales, frutas desecadas, frutos secos y especias. Su crecimiento puede tener lugar durante el crecimiento, cosecha y almacenamiento, o en el mismo alimento en entornos cálidos y húmedos. La mayoría de las micotoxinas son químicamente estables y persisten tras el procesamiento de los alimentos.

Los principales hongos que causan contaminación frecuente y problemática de alimentos y piensos con micotoxinas son miembros de los géneros de hongos Aspergillus, Fusarium y Penicillium. Se han identificado y notificado más de 300 micotoxinas, sin embargo, solo unos pocos contaminan regularmente los alimentos y los piensos. Se trata de las aflatoxinas, la ocratoxina A, la patulina, las fumonisinas, la zearalenona y el nivalenol y desoxinivalenol.

Micotoxinas frecuentes en los alimentos y por qué son preocupantes

Las micotoxinas amenazan la salud humana y animal, impactan el comercio internacional. Desafortunadamente, aproximadamente el 25% de los cultivos cosechados en el mundo están contaminados por micotoxinas cada año, lo que genera enormes pérdidas agrícolas e industriales de miles de millones de dólares. Entre las micotoxinas, las aflatoxinas (AF) se consideran las más tóxicas, con una carga económica significativa para la agricultura. En los Estados Unidos (EE. UU.) y los países de la Unión Europea (UE), las AF son principalmente una preocupación económica, mientras que, en los países en desarrollo de Asia y África, las AF contribuyen a cientos de casos de carcinoma hepatocelular cada año.

Las aflatoxinas, producidas por los mohos Aspergillus flavus y A. parasiticus que crecen en el suelo, la vegetación en descomposición, el heno y los cereales. Los cultivos más afectados por Aspergillus spp. son los cereales (maíz, sorgo, trigo y arroz), las semillas oleaginosas (soja, cacahuete, girasol y algodón), las especias (chile, pimienta negra, coriandro, cúrcuma y jengibre) y nueces de árbol (pistacho, almendra, nuez, coco y nuez del Brasil). Asimismo, pueden encontrarse en forma de aflatoxina M1 en la leche de animales alimentados con comida contaminada. Las grandes dosis de aflatoxinas pueden producir toxicidad aguda que puede ser mortal, generalmente por lesiones hepáticas. También se ha demostrado que las aflatoxinas dañan el ADN (genotóxicas) y causan cáncer en diferentes especies animales.

La ocratoxina A, producida por varias especies de Aspergillus y Penicillium, es una micotoxina común que contamina en todo el mundo alimentos como los cereales y sus productos, los granos de café, las pasas, el vino y el jugo de uva, las especias y el regaliz. La ocratoxina A se forma durante el almacenamiento de los cultivos y se sabe que causa una serie de efectos tóxicos en diferentes especies animales. El efecto más sensible y notable es el daño renal, pero la toxina también puede tener efectos en el desarrollo fetal y el sistema inmunitario. Contrariamente a las claras pruebas de toxicidad renal y cáncer de riñón debido a la exposición a la ocratoxina A en animales, esta asociación en humanos no está clara, pese a que se han demostrado efectos renales.

Métodos para la determinación de las micotoxinas

Desde el descubrimiento de las micotoxinas, se han validado y utilizado muchos métodos para el análisis de micotoxinas en alimentos y piensos, como la cromatografía en capa fina (TLC); cromatografía líquida de alta resolución (HPLC) junto con detección de FLD, UV, DAD o MS; cromatografía de gases (GC) junto con detección de ECD, FID o MS; Cromatografía líquida de ultra rendimiento (UHPLC); ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas (ELISA); y pruebas de detección rápida pruebas de flujo lateral.

¿Qué ofrecemos en TSI-Eurofins?

Métodos de analíticos y análisis para todas las matrices de alimentos y piensos comunes, incluidas las siguientes sustancias:

  • Aflatoxinas B1, B2, G1, G2, M1
  • Ocratoxina A (OTA)
  • Deoxinivalenol (DON)
  • zearalenona
  • Fumonisinas B1, B2, B3
  • Toxina T-2 / HT-2
  • Kits Elisa
  • Kits pruebas de flujo lateral

Técnicas de medición:

  • HPLC-FLD
  • Sistemas LC-MS / MS
  • En línea-2D-SPE-HPLC-FLD
  • LC-MS de alta resolución

De la mano de nuestro Aliado Eurofins en TSI te brindamos las soluciones analíticas para la determinación de micotoxinas en alimentos y piensos, asimismo, estamos a su disposición a tan solo un mensaje las 24/7 h escribanos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., disponible en Latinoamérica y Kenya.

Referencias

Skrbi, B., Zivcev Y., Anti I., Godula, M. (2014). Levels of aflatoxin M1 in different types of milk collected in Serbia: Assessment of human and animal exposure. Food Control 40, 113-119. doi: http://dx.doi.org/10.1016/j.foodcont.2013.11.039
Ahmad Alshannaq, A., Yu, J.H. (2017). Occurrence, Toxicity, and Analysis of Major Mycotoxins in Food. Int J Environ Res Public Health 14(6), 632. doi: 10.3390/ijerph14060632
OMS. (2018). Mycotoxins. Recuperado de: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/mycotoxins
Eurofins. (2017). Mycotoxin Testing by Eurofins. Recuperado de: https://www.eurofins.com/food-and-feed-testing/food-testing-services/mycotoxin-testing/

 

Eurofins, Food Safety, Control de Calidad, Micotoxinas, Alimentos, Piensos

Autor: Adeliza Vargas