3-MCPD en Alimentos ¿Un riesgo en la salud humana?

¿Qué es 3-MCPD y cómo se produce?

El monocloropropanodiol (MCPD) son contaminantes derivados del glicerol después de un proceso de transformación o de sustancias que contienen glicerol en su composición. Por lo cual, el 3-monocloropropano-1,2-diol (3-MCPD) es un compuesto químico que se encuentra en alimentos procesados. Este se produce cuando se expone alimentos ricos en grasas y sales a altas temperaturas. Por ejemplo, en el refinado de grasas vegetales y aceites.

El 3-MCPD se ha detectado en productos como salsas de soja y aceites vegetales refinados, como aceite de palma, que posteriormente se utiliza como ingrediente alimenticio para elaborar mayonesa, productos de panadería, pesto o producto de alimentación infantil.

A finales de 1990, el 3-MCPD libre se detectó en proteínas vegetales hidrolizadas, principalmente en la salsa de soja. (Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria, 2018)

En el 2007 se detectó por primera vez ésteres de ácidos grasos de 3-MCPD en aceites y grasas vegetales refinados. (Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria, 2018)

Efectos en la salud humana

Se han expuesto animales en laboratorios a los efectos del 3-MCPD y han mostrado como resultado principalmente toxicidad renal, infertilidad, problemas en el sistema inmunológico y desarrollo de tumores benignos. Asimismo, la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) ha catalogado el 3-MCPD como un posible agente carcinógeno. En humanos se ha detectado efectos negativos sobre la fertilidad masculina e igualmente se ha considerado un detonador de cáncer. (AESAN, 2020)

Tolerancia para el 3-MCPD

Dado los efectos que se han detectado en la salud humana se han ido estableciendo límites de aceptación para esta sustancia química en los productos de consumo.
En 2017 la Autoridad Europea de Seguridad Alimenticia (EFSA) estableció una ingesta diaria tolerable (TDI) de 2 µg/kg/día para el 3-MCPD y sus ésteres. (Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria, 2018)

Actualmente, la UE estableció un límite máximo permitido de 20 µg por kilogramo de alimento para el 3-MCPD en proteína vegetal hidrolizada y salsa de soja, incluido en el Reglamento 1881/2006. (AESAN, 2020)

Conclusión

Es importante minimizar el riesgo de consumir el 3-MCPD para evitar problemas en la salud del ser humano. El Instituto Federal Alemán for Risk Assessment (BfR) recomienda realizar análisis de laboratorio para minimizar el contenido de 3-MCPD en alimentos. Como socios comerciales de Eurofins en Latinoamérica trabajamos distintos métodos directos e indirectos para detectar este compuesto y asegurar la calidad de los productos.

Bibliografía

Eurofins. Worldwide laboratory testing services. https://www.eurofins.com/ 
AESAN. (2020, 21 diciembre). Aesan - Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición. https://www.aesan.gob.es/AECOSAN/web/seguridad_alimentaria/subdetalle/3_MCPD.htm  
Agencia Catalana de Seguridad Alimentaria. (2018, 8 marzo). Contaminantes de proceso derivados del glicerol: monocloropropanodiol (MCPD) y ésteres de ácidos grasos de MCPD y de glicidol. http://acsa.gencat.cat/es/detall/article/Contaminantes-de-proceso-derivados-del-glicerol-monocloropropanodiol-MCPD-y-esteres-de-acidos-grasos-de-MCPD-y-de-glicidol 
Eurofins. (s. f.). 3-MCPD and Related Compounds. Recuperado 16 de febrero de 2021, de https://cdnmedia.eurofins.com/corporate-eurofins/media/12151519/3-mcpd.pdf 

Eurofins, Salud, Control de Calidad, Nutrición Saludable, Analisis de laboratorios

Autor: Sharon Rodríguez Zamora