Las enfermedades transmitidas por los alimentos; una responsabilidad compartida de los gobiernos, productores y consumidores

En todo el mundo la inocuidad de los alimentos es un tema de gran relevancia, debido que existe una gran cantidad de enfermedades que se transmiten por el consumo de alimentos con deficientes medidas de calidad, los cuales se encuentran contaminados con microorganismos o sustancias químicas.

Esta contaminación de los alimentos se puede desarrollar en cualquier etapa del proceso de producción, por las materias primas o también deberse a factores de contaminación ambiental, ya sea por medio del agua, el suelo o el aire.

Las enfermedades más comunes trasmitidas por alimentos se manifiestan con la aparición de síntomas gastrointestinales, no obstante, hay enfermedades que pueden dar lugar a la aparición de síntomas a nivel neurológico, inmunológico, entre otros. Es así como el consumir alimentos contaminados con sustancias químicas puede perjudicar el funcionamiento de órganos, sistemas o incluso se relaciona en el largo plazo con la aparición del cáncer. Entre los alimentos inseguros se incluyen alimentos crudos de origen animal, frutas y verduras contaminadas con heces, metales pesados, toxinas y plaguicidas.

Según el informe de la OMS (2015), “la estimación de la carga de las enfermedades de transmisión alimentaria es causadas por 31 agentes (bacterias, virus, parásitos, toxinas y productos químicos) y cada año hasta 600 millones de personas de todo el mundo, o casi 1 de cada 10, enferman tras consumir alimentos contaminados. De estas personas, 420.000 mueren, incluidos 125.000 niños menores de 5 años.” Además, las enfermedades diarreicas causan más de la mitad de la carga mundial de las enfermedades de transmisión alimentaria, con 550 millones de personas que enferman y 230.000 que mueren cada año. Los niños corren un riesgo especial de padecer enfermedades diarreicas transmitidas por los alimentos: 220 millones enferman y 96.000 mueren cada año. La diarrea suele deberse a la ingestión de carne, huevos crudos o mal cocidos, verduras y frutas mal lavadas y/o productos lácteos, contaminados por norovirus, Campylobacter, Salmonella no tifoídica y Escherichia coli patógena. (OMS 2015). Según la OMS, las regiones que tienen la carga más alta de enfermedades de transmisión alimentaria son África y Asia Sudoriental, no obstante, el problema se presenta en todo el mundo, incluido los países desarrollados, pero con estos con una carga más baja.

De acuerdo con las recomendaciones de la OMS (2019), la inocuidad de los alimentos es una responsabilidad compartida. Los gobiernos, la industria alimentaria y las personas en general deben adoptar medidas para asegurar la inocuidad de los alimentos y prevenir las enfermedades de transmisión alimentaria. Para empezar, se debe educar y capacitar a los productores de alimentos, los proveedores, las personas que manipulan alimentos y el público en general sobre la prevención de las enfermedades de transmisión alimentaria. Sin embargo, el mayor peso de responsabilidad lo tienen los gobiernos nacionales pues es necesario formular y aplicar estrategias y políticas de inocuidad de los alimentos que garanticen la seguridad de los alimentos, debido a que esto repercute en las normativas y las exigencias que deben cumplir los productores y manipuladores de alimentos para garantizar la seguridad alimentaria. Esto a su vez tendrá efectos positivos en los mercados mundiales y en la economía internacional porque los suministros de alimentos seguros apoyan las economías nacionales, el comercio y el turismo, lo que contribuye a la seguridad alimentaria y nutricional y apuntalan el desarrollo sostenible. (OMS 2019).

Referencias bibliográficas

Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas. (2017). Enfermedades transmitidas por alimentos. Disponible en http://files.sld.cu/bmn/files/2017/08/bibliomed-agosto-2017.pdf

OMS. (2015). Estimaciones de la OMS sobre la carga mundial de las enfermedades transmitidas por los alimentos. Disponible en https://www.who.int/foodsafety/publications/foodborne_disease/fergreport/en/

OMS. (2019). Seguridad alimenticia. Disponible en https://www.who.int/en/news-room/fact-sheets/detail/food-safety

Rodríguez, H.; Barreto, G.; Sedrés, M.; Bertot, J.; Martínez, S.; Guevara, G. (2015). Las enfermedades transmitidas por alimentos, un problema sanitario que hereda e incrementa el nuevo milenio. Revista electrónica de Veterinaria vol. 16, núm. 8, pp. 1-27. Disponible en https://www.redalyc.org/pdf/636/63641401002.pdf

 

Eurofins, Inocuidad Alimentaria, Microbiología, Salud, Microorganismos, Enfermedades

Autor: Stephanie González