esenfrdeit
  • Blog
  • Y ¿De dónde vienen los colores de los alimentos procesados? ¿Existe una regulación para su uso?

Y ¿De dónde vienen los colores de los alimentos procesados? ¿Existe una regulación para su uso?

Actualmente en los supermercados encontramos una variada oferta de productos alimenticios con atractivos colores que llaman más nuestra atención, pero ¿Sabemos el origen de estos colores? ¿Son todos estos colores naturales, la industria alimentaria acude a colores artificiales o a colorantes sintéticos? ¿Existe regulación alguna que los controle?

Tipos de colorantes

Los colorantes son componentes o sustancias naturales de los alimentos que normalmente no se consumen ni se emplean como ingrediente característico de un alimento. Entran en la categoría de aditivos alimentarios. Si hacen parte del alimento como tal, se definen como colorantes naturales, y si, en cambio, es una sustancia externa que se añade a los alimentos se denominan colorantes artificiales. Igualmente, se encuentran los colorantes sintéticos que provienen de un proceso industrial, a partir de derivados del petróleo. Se destinan principalmente para 3 funciones: devolver el aspecto original a un alimento, cuando su color se ha modificado por transformación, almacenamiento, envasado o distribución; aumentar el atractivo visual de los alimentos o, dar color a un alimento que, de otro modo, es incoloro. Son utilizados en productos alimenticios como margarinas, aceites, quesos, pescados y mariscos, especias, mermeladas, helados, productos horneados, postres, confitería, bocadillos y casi todo tipo de bebidas.

Clasificación de los colorantes

Se han clasificado según su origen: vegetal o animal, siendo el primer grupo el más grade y variado; y luego, según su estructura molecular: por sus comportamiento y propiedades. De origen vegetal encontramos 6 familias: los carotenoides, pigmentos rojos y naranjas; los clorofílicos, tonos verdosos; los antocianínicos, colores rojo, anaranjado, azul y púrpura; los flavonoides, color amarillo; y los betalaínicos, que dan el color rojo, violeta, y los pigmentos amarillos hasta el castaño oscuro. Y de origen animal, donde se ubican los insectos y los organismos marinos, que dan colores rojos, violetas y marrón.

Regulación de los colorantes

En Europa están regulados con el reglamento de la Unión Europea (UE) No 1129/2011, donde se estableció la lista de aditivos permitidos de la UE y en Estados Unidos, son controlados por la FDA (Food and Drug Administration). Periódicamente la UE actualiza la lista de colorantes autorizados. A mediados de los 90´s se establecieron los criterios específicos de pureza que paulatinamente se ha ido implementando en varios países miembros. La aprobación de un colorante está a cargo del Comité Científico para la Alimentación Humana (SCF), que evalúa cada pigmento. Según los resultados, y si se considera que es inocuo, se le define un límite de ingesta diaria admisible (IDA), la letra E (evaluado) y un número.

Determinación de la calidad de los colorantes

Existen varios criterios para determinar la calidad de un colorante. En términos de función, se contempla el incumplimiento con los requerimientos o expectativas de un consumidor; como: inconsistencia del tono a la luz natural, tonalidades débiles y matices sucios; aunque, estas decoloraciones pueden darse por exposición natural del producto, también pueden ser resultado de aditivos de baja calidad. En términos de inocuidad, los colorantes alimentarios autorizados para su uso en la UE están sujetos a una rigurosa evaluación científica de seguridad. Estas exigencias se establecen porque para una variedad de tintes, se desconocen sus efectos a largo plazo; ya que se sospecha que algunos colorantes podrían generar cáncer, alergias o hiperactividad. Para reducir el riesgo para la salud, el uso de algunos de estos está legalmente prohibido o permitido solo en ciertas cantidades.

Dentro de los colorantes catalogados como prohibidos se encuentran los colorantes sintéticos denominados tintes de Sudán, como Sudan I a Sudan IV, Sudan Orange G, Sudan Red B, Sudan Red G y Sudan Red 7B, que dan tonalidades rojas. Son considerados cancerígenos y genéticamente dañinos; por lo tanto, están prohibidos como aditivos alimentarios en la UE. No obstante, en algunos países, fuera de la UE, se utilizan para intensificar el color de especias como el pimentón y el chile o para compensar las pérdidas de color relacionadas con la luz o la edad.

Por todo lo anteriormente expuesto, confirmar la ausencia de colorantes prohibidos es una herramienta de gran valor para todo el sector de alimentos procesados, ya que les permitirá a las empresas evidenciar la inocuidad de sus productos. Como representantes de Eurofins en Latinoamérica informamos que contamos con este análisis y muchos más de alto valor agregado dentro de nuestro portafolio de servicios, que les permitirá conocer si su producto tiene esta sustancia y cuantificarla. Escríbenos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o visita nuestra página para conocer nuestro equipo que estará muy complacido en servirte.

Referencias

Chavarrias Marta (21 de diciembre de 2006) Colorantes en la Unión Europea. Consumer. Recuperado de https://www.consumer.es/seguridad-alimentaria/colorantes-en-la-union-europea.html

AINIA (2012) La UE revisa los límites de los colorantes alimentarios. Tecnoalimentalia

Recuperado de http://www.ainia.es/tecnoalimentalia/legislacion/la-ue-revisa-los-limites-de-los-colorantes-alimentarios/

Eurofins, Salud, Nutrición Saludable, Calidad, Aditivos Alimentarios, Colorantes, Laboratorio, Ingredientes

  • Creado el
Autor: Sandra Benítez