Fraude Alimentario, control y prevención

Los hábitos de vida, especialmente los relacionados con la alimentación, desempeñan un factor clave en la salud; en los últimos años se han recopilado una serie de casos en los que la seguridad de las personas se ve amenazada por el fraude alimentario. Entendiendo como fraude alimenticio, el lanzamiento al mercado de un producto de menor calidad etiquetado como de calidad superior, presentando así un incumplimiento intencionado de la legislación alimentaria.

Según la reglamentación, especialmente en la Unión Europea, uno de los mercados más estrictos y con mejor nivel de seguridad alimentaria en el mundo, es obligatorio enumerar todos los ingredientes del producto alimenticio para conocer la naturaleza real de lo que se compra.

Ejemplos como el uso de sustancias no autorizadas, sustituir ingredientes o la totalidad del alimento por otros de inferior calidad, declarar un origen falso de las materias primas, indicar características nutricionales en el etiquetado diferente a las reales son algunas acciones que evidencian la falsificación de alimentos afectando la imagen y confianza de la industria alimentaria. Todo esto se puede presentar en cualquiera de las fases de la cadena alimenticia tanto en la producción como la fabricación, distribución o lanzamiento al mercado. (AINIA Centro Tecnológico, 2014)

Según la naturaleza del fraude se puede dividir en Fraude Intencionado, cuando se compromete la veracidad del producto por adulteración o Fraude Involuntario, practicas no conscientes derivadas de malas prácticas de manipulación o elaboración que hacen que el producto no sea legítimo. Según las consecuencias se puede dividir en Fraude Nocivo para la Salud, comprometen la salud del individuo por toxicidad o un menor valor nutricional del indicado, y el Fraude no Nocivo para la Salud, producto de baja calidad que no cumplen las expectativas del consumidor, pero no ponen en riesgo su integridad. (Siber, 2017)

Actualmente se han identificado casos con gran impacto social de falsificación de alimentos, por ejemplo: en Burgos se comercializaba carne vacuna congelada adulterada con carne de cerdo, grasas y soja, en España se vendían productos de pescado que no eran realmente la especie que se mencionaba en la etiqueta, así como venta de aceites comunes de oliva como aceites virgen o extravirgen, en Australia el orégano era sustituido por hojas de olivo o zumaque molidos hasta un 90%, y muchos casos similares en productos como la miel, jarabes, café, té, leche, arroz, entre otros. (Jorge, 2017)

No declarar la materia prima en el etiquetado puede tener graves consecuencias para la población alérgica, en general, la falsificación de alimentos constituye un grave delito contra la salud pública y por ello existen autoridades responsables en cada país de reglamentarlos y castigarlos en pro de la protección al consumidor ante la aparición de nuevos peligros, con el objetivo de mantener dentro de los límites aceptables la higiene y la seguridad de la producción y de la comercialización de los alimentos. (Elika, 2016)

En cuanto a prevención de fraude alimentario el etiquetado correcto de los alimentos es primordial para garantizar una información completa sobre el contenido y la composición a fin de proteger los intereses y la salud de los consumidores. Otra herramienta clave es la trazabilidad ya que permite identificar el historial de un producto alimentario reconociendo todas sus fases (recolección, producción, elaboración, almacenaje, distribución). Ambas acciones son fundamentales para asegurar la calidad de un producto y retirar productos fraudulentos del mercado. (Elika, 2016)

Adicionalmente, existen en el mercado alimentos de calidad diferenciada, son aquellos productos que están protegidos por normativas que garantizan el cumplimiento de requisitos superiores a los exigidos para el resto de los productos; vienen definidos principalmente por características sensoriales, propias, culturales, por el tipo de producción, entre otras. (Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, 2017)

En conclusión, la seguridad de los alimentos es un aspecto al que hay que prestar especial atención, por su estrecha relación con la salud y por la necesidad de transmitir confianza y una buena imagen de parte de los productores a los consumidores. El marco legal establece reglas claras para prevenir, eliminar y reducir el nivel de riesgos en la salud humana en toda la cadena alimentaria, implicando productores, fabricantes, distribuidores e importadores. Por su parte, las autoridades confían en la acreditación como una de las estrategias fundamentales, manteniendo la obligatoriedad de las autoridades en cuanto a la designación de laboratorios acreditados para los controles oficiales, de acuerdo con la norma ISO/IEC 17025. (Intedya, 2017)

Citas Consultadas

AINIA Centro Tecnológico. (2014). AINIA Centro Tecnológico. Retrieved from Fraude alimentario y confianza del consumidor: http://www.ainia.es

Elika. (2016). Fraudes alimentarios. Vitoria: Berezia.

Intedya. (2017, Abril 10). La importancia de la seguridad alimentaria. Retrieved from La importancia de la seguridad alimentaria: http://www.intedya.com

Jorge, S. (2017, Enero 28). Los alimentos con mayor fraude en el mundo. Retrieved from Fraude Alimentario: http://www.applelianos.com

Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. (2017). Calidad Diferenciada. Retrieved from Alimentos de calidad diferenciada: http://www.mapama.gob.es

Siber, M. (2017). Guía para la prevención del fraude en la industria agroalimentaria. Barcelona: Premiumlab.

Fraude Alimentario, Inocuidad Alimentaria, Salud, Calidad, ISO 17025, Etiquetado Nutricional, Auteticidad y Origen