esenfrdeit
  • Blog
  • Grasas trans en la alimentación humana: evidencia científica y la nueva prohibición en el mercado Mexicano

Grasas trans en la alimentación humana: evidencia científica y la nueva prohibición en el mercado Mexicano

La alimentación es un pilar fundamental para la salud y el bienestar de la población, sin embargo el consumo excesivo de ciertos tipos de grasas puede tener efectos negativos en la salud cardiovascular/metabólica. Uno de estos tipos de grasas es conocido como trans, que se ha convertido en un tema de preocupación para la comunidad científica y los profesionales de la salud en todo el mundo, en especial en latinoamérica.

¿Qué son las grasas trans y los aceites parcialmente hidrogenados?

Las grasas trans son un tipo específico de ácidos grasos insaturados que mayormente se forman mediante un proceso llamado hidrogenación, en el que se transforman los aceites líquidos en grasas sólidas para aumentar la estabilidad y vida útil de los alimentos procesados. Estos aceites parcialmente hidrogenados son la fuente primordial de estas grasas en la cadena alimentaria. Estas grasas se encuentran comúnmente en productos industriales como margarinas, mantecas vegetales, galletas, pasteles, papas fritas, entre otros.

Evidencia científica sobre los efectos de las grasas trans en la salud

En los últimos 20 años diversas investigaciones científicas han arrojado evidencias claras sobre los efectos negativos de las grasas trans en la salud humana. Los estudios epidemiológicos han demostrado una asociación significativa entre el consumo elevado de grasas trans y el aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares (OMS & OPS, 2021). Estas grasas tienden a elevar los niveles de colesterol LDL (colesterol "malo") y reducir los niveles de colesterol HDL (colesterol "bueno"), lo que aumenta la probabilidad de desarrollar aterosclerosis y enfermedades coronarias (Mayo Clinic, 2022).

Además del impacto cardiovascular, se ha observado que las grasas trans también están relacionadas con el desarrollo de resistencia a la insulina y la diabetes tipo 2. Estudios han demostrado que el consumo crónico de estas grasas puede afectar la función celular y disminuir la sensibilidad de las células a la insulina, lo que lleva a un desequilibrio en el metabolismo de la glucosa (Micha & Mozaffarian, 2009)

Situación en la población latinoamericana

Nuestro continente enfrenta un creciente problema de salud pública debido a las enfermedades no transmisibles, especialmente aquellas relacionadas con la dieta. El aumento en el consumo de alimentos procesados y la incorporación de grasas trans en la dieta diaria ha contribuido al incremento de la obesidad y las enfermedades cardiovasculares en la población latinoamericana (Ballesteros-Vázquez et al., 2012).

La tradicional dieta latinoamericana, rica en ingredientes naturales y nutritivos, ha sido desplazada en cierta medida por la creciente influencia de la comida rápida y los alimentos industrializados. Lo que ha traído consigo un aumento en la ingesta de grasas poco saludables, incluidas las grasas trans. Esto ha sido especialmente notable en áreas urbanas donde el estilo de vida acelerado y la disponibilidad de productos procesados han cambiado los hábitos alimentarios (Menezes et al., 2022).

Acciones tomadas para reducir el consumo de grasas trans en México

Conscientes de la problemática, tanto los organismos internacionales como las autoridades de salud mexicanas han tomado medidas para reducir el consumo de grasas trans en la población. En 2015 la Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo un llamado a la eliminación del uso de grasas trans producidas industrialmente para el año 2023, con el objetivo de prevenir enfermedades cardiovasculares y mejorar la salud pública.

En México, se han implementado diversas acciones para abordar el problema de las grasas trans en la alimentación. Siendo la más clara la publicación del DECRETO por el que se adiciona un artículo 216 Bis a la Ley General de Salud (DOF, 2023). En dicho documento se establece que “Los aceites y grasas comestibles, así como los alimentos y bebidas no alcohólicas, no podrán contener en su presentación para venta al público aceites parcialmente hidrogenados, conocidos como grasas trans, que hayan sido añadidos durante su proceso de elaboración industrial."

Este decreto se une a una serie de países en latinoamérica que han publicado alguna clase de regulación correspondiente a la adición de grasas trans en alimentos, tales como: Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Uruguay, Paraguay, Brasil y ahora México. La modificación de la Ley General de Salud inclusive determina un valor exacto permisible: “Los alimentos, bebidas no alcohólicas, aceites y grasas no podrán exceder dos partes de ácidos grasos trans de producción industrial por cada cien partes del total de ácidos grasos”.

Si bien existen opiniones encontradas al respecto de la forma y tiempo que se le dará a este cambio para entrar en vigor (180 días). A partir del 21 de septiembre de 2023, y a reserva de que la Secretaría de Salud se pronuncie respecto a las bases de regulación para los ácidos grasos trans de producción industrial. Este decreto sin duda provocará cambios en nuestros sistemas de calidad e inocuidad, inclusive al punto de crearse un nuevo requerimiento de food defense en el que debemos evaluar la conformidad del decreto de nuestros proveedores.

¿Cómo puedo monitorear el contenido de grasas trans en mis productos?

La evidencia científica sobre los efectos de las grasas trans en la alimentación humana es concluyente: el consumo excesivo de estas grasas está relacionado con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y metabólicas. La situación en México y latinoamérica refleja una tendencia mundial, con un aumento del consumo de alimentos procesados y una disminución en la dieta tradicional.

Para mejorar la salud de la población, es crucial seguir promoviendo políticas públicas y prácticas de producción alimentaria que reduzcan el contenido de grasas trans en los alimentos y fomenten una dieta balanceada; rica en nutrientes. Además, es fundamental establecer sistemas de gestión de la calidad que permitan monitorear el contenido de dichas grasas en nuestros alimentos.

Es clave acompañar su sistema de gestión de la calidad con análisis especializados que aseguren la inocuidad de sus alimentos.

Como representantes de Eurofins en Latinoamérica, en TSI Life Science Advance contamos con un portafolio de servicios para realizar estudios de perfil de ácidos grasos y así poder apoyarlos a mantener el cumplimiento con nuevas regulaciones. Escríbenos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o contáctanos haciendo click aquí

Haz click aquí para solicitar un presupuesto

Referencias

Ballesteros-Vázquez et al (2012). Ácidos grasos trans: un análisis del efecto de su consumo en la salud humana, regulación del contenido en alimentos y alternativas para disminuirlos. Nutr. Hosp. vol.27 no.1 Madrid ene./feb. 2012

DOF(2023). DECRETO por el que se adiciona un artículo 216 Bis a la Ley General de Salud. Recuperado de https://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5683777&fecha=24/03/2023#gsc.tab=0

Menezes et al (2022). Ultra-Processed Food Consumption Is Related to Higher Trans Fatty Acids, Sugar Intake, and Micronutrient-Impaired Status. Nutrients. 2023 Jan; 15(2): 381.

Micha & Mozaffarian (2009). Trans fatty acids: effects on metabolic syndrome, heart disease and diabetes. Nature Reviews Endocrinology, volume 5, 335-344.
page
MayoClinic (2022). Trans fat is double trouble for your heart. Recuperado de https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/high-blood-cholesterol/in-depth/trans-fat/art-20046114

OMS & OPS (2021). Ácidos grasos trans. Recuperado de Los estudios epidemiológicos han demostrado una asociación significativa entre el consumo elevado de grasas trans y el aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Eurofins, Control de Calidad, Latinoamérica, México, OMS, TSI, grasas trans, ley general de Salud, enfermedades cardiovasculares

  • Creado el
Autor: Rodrigo García