esdaenfr
  • Blog
  • Trastornos que causa la bacteria Clostridium Perfringens y donde se puede contraer… ¡Infórmate!

Trastornos que causa la bacteria Clostridium Perfringens y donde se puede contraer… ¡Infórmate!

Clostridium perfringens es una bacteria que se encuentra en los intestinos de los seres humanos y de varios animales homeotermos, en el suelo, en algunas aguas que no han sido tratadas, en los alimentos (sobre todo en las carnes que no están bien cocinadas) siendo los responsables de ocasionar infecciones especificas al ser productoras de toxinas dañinas para la salud.

Produce esporas que sobreviven en los alimentos mal conservados o mal enlatados, donde generan una toxina. Al ingerirla, incluso cantidades pequeñísimas de esta toxina pueden provocar intoxicación grave. Los alimentos que pueden estar contaminados son: las verduras enlatadas en casa, carne de cerdo y jamón curados, el pescado crudo o ahumado, la miel o el jarabe de maíz, las papas al horno cocinadas en papel aluminio, el jugo de zanahoria y el ajo picado conservado en aceite.

Comúnmente se ha encontrado en el agua potable, mostrando resistencia a las desinfecciones y sobreviviendo mucho mas que la E. coli, esto alarma e insta a las organizaciones mundiales de la salud a buscar posibles soluciones, siendo una la exigencia del análisis obligatorio de la bacteria.

 

Contexto

 

Clostridium perfringens, antes llamado Bacillus aerogenes capsulatus, Bacillus perfringens, Bacillus welchii o Clostridium welchii, es una bacteria anaeróbica Gram-positiva, capsulada, esporulada e inmóvil que se encuentra ampliamente distribuida en el ambiente, de gran plasticidad ecológica.

Las enfermedades causadas pueden ser fatales. Es responsable de varios cuadros clínicos como son: toxiinfecciones alimentarias, enteritis necrosante, celulitis e infecciones inespecíficas. Produce toxinas que pueden causar enfermedades como la enteritis necrótica o la gangrena gaseosa, en la gangrena gaseosa, el clostridio provoca destrucción en los tejidos infectados, esto a su vez provoca la liberación de exoenzimas específicos que atacan a las moléculas constituyentes de los tejidos de animales provocando la putrefacción del tejido acompañada de una producción de gas, y de ahí su nombre gaseosa.

El Botulismo es una enfermedad poco frecuente pero grave, causada por la bacteria Clostridium botulinum. Esta bacteria puede entrar al organismo a través de heridas o por ingerirla en alimentos mal enlatados o mal conservados como anteriormente lo menciono.

Actualmente el tratamiento con antitoxinas, antibióticos y profilaxis quirúrgica es muy efectivo lo cual reduce muy significativamente los casos de amputación y de muerte. Sin embargo, en casos extremos es necesario amputar para salvar la vida del paciente.

Es el tercer indicador de contaminación fecal de las aguas. Se destruye con temperaturas superiores a 121°C, al menos 8 de las toxinas producidas por este microorganismo son consideradas letales. Existen varios tipos de Clostridium perfringens:
Clostridium perfringens A.
Clostridium perfringens B.
Clostridium perfringens C.
Clostridium perfringens D.
Clostridium perfringens E.

Entre estos tipos, destacamos Clostridium perfringens A y C, que son los que tienen capacidad de producir una enfermedad infecciosa en el ser humano.

Tanto es así que algunas de sus toxinas son utilizadas como potenciales armas bioterroristas, y ha generado cierta preocupación en algunos países. Sin embargo, otras de sus toxinas podrían ser usadas en el tratamiento de enfermedades, como transportadoras e internalizadoras de drogas en células procariotas (toxina iota) o en ciertas terapias antitumorales (enterotoxina).

El tipo A es el responsable de la casi totalidad de los cuadros clínicos en el hombre. El tipo C produce ocasionalmente enteritis necrosante. La enterotoxina es producida por múltiples cepas del tipo A y excepcionalmente por alguna de los tipos C y D.

El control de la calidad microbiológica del agua de consumo requiere de análisis dirigidos a determinar la presencia de microorganismos patógenos, capaces de causar enfermedades de mayor o menor gravedad en los consumidores.

Diagnósticar la presencia de ciertos microorganismos en el agua requiere de métodos especializados que implican un coste elevado y largos plazos de tiempo. Como alternativa, es posible usar ciertos indicadores microbianos, que tienen un comportamiento similar a los patógenos, pero se pueden identificar mediante métodos más sencillos, rápidos y económicos, como alerta de la posible presencia de otros patógenos más difíciles de identificar.

En España, por ejemplo, esta bacteria pertenece, en la legislación vigente, al grupo de los parámetros microbiológicos del agua y su control es obligatorio en el análisis completo del agua de consumo humano.

Clostridium perfringens es un estupendo indicador del funcionamiento de las plantas de tratamiento del agua, ya que su presencia puede significar que el proceso de filtración y desinfección han resultado deficientes. También puede indicar una deficiente limpieza de las tuberías o depósitos de agua.

Conclusión

Clostridium perfringens al encontrarse fácilmente en lugares comunes para los seres humanos presenta una gran preocupación para las organizaciones mundiales de la salud, tanto así que en algunos países ya se exige este análisis en las aguas potables.

Cabe resaltar que aparte de encontrarse en el medio ambiente, también presenta resistencia a la desinfección de agua, por esta razón es importante realizar un frecuente estudio en las aguas a ingerir y que estén en contacto con los seres humanos. Nuestra red de laboratorios Eurofins realiza este análisis desde hace muchos años, así también un estudio integral en análisis de aguas para asegurar su calidad e inocuidad, así como el cumplimiento de las exigencias normativas de todos los países.

Referencias bibliográficas:

Norma de AENOR
https://www.aenor.com/ 

Control Calidad SEIMC https://seimc.org/contenidos/ccs/revisionestematicas/bacteriologia/Clostper.pdf 

Wikipedia https://es.wikipedia.org/wiki/Clostridiu m_perfringens 

Análisis de Laboratorio, bacteria, Clostridium Perfringens

  • Creado el
Autor: Rose Centeno