La Importancia de los Pseudocereales en la Nutrición

Actualmente son cada vez más los consumidores que seleccionan sus alimentos por su valor nutricional, la tendencia actual de los consumidores es llevar una vida saludable, por lo que esperan que los productores y empresas de alimentos y bebidas elaboren productos que vayan acorde a estos nuevos hábitos alimenticios.

En este sentido las cadenas de supermercados y distribuidores están constantemente en busca de nuevos productos, la tendencia en el consumo de cereales a nivel mundial se ha mantenido en los últimos años y, según las previsiones, lo seguirá haciendo en las próximas décadas, los países en desarrollo son cada vez más dependientes de las importaciones de cereal, y en la actualidad producen sólo el 86% de sus necesidades, lo que implica que deben importar el resto. Traducido a cifras, podemos hablar de millones de toneladas anuales de cereales dedicados al comercio. Este hecho, junto al continuo crecimiento de la población mundial, pone en peligro el consumo continuado de cereales, y por eso, existe la necesidad de abrirnos a nuevas alternativas alimenticias, se trata de cultivos que llevan tiempo recolectándose en otras partes del planeta: es el caso de los pseudocereales, y es aquí cuando aparece la oportunidad para los granos andinos, pseudocereales como la quinua, amaranto (kiwicha) y cañahua (cañihua), entre otros.

Los pseudocereales son plantas de hoja ancha (no gramíneas), que aunque no son de la misma familia de los cereales reciben este nombre por sus usos y propiedades similares, son usadas de la misma manera que los cereales.

Su semilla puede ser molida para convertirla en harina y así utilizada, no contienen gluten, poseen un elevado índice de valor nutricional y biológico, superior al de los cereales con gluten (que incluyen el trigo, la cebada, el centeno, la avena y todas sus variedades e híbridos) tanto por su composición en aminoácidos, como por su biodisponibilidad o digestibilidad. Representan una buena fuente de proteínas, fibra dietética, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y ácidos grasos poliinsaturados. Asimismo, su empleo permite una mayor variedad de alimentos en la dieta sin gluten y constituyen una alternativa más económica a los productos estándar por lo que facilitan el cumplimiento de la dieta, son muy apreciados para la elaboración de panes sin gluten y otros productos de repostería, forman parte de una saludable alternativa a los ingredientes más comúnmente utilizados.

Dentro de sus cualidades nutricionales se pueden mencionar:

  • Contienen proteínas de calidad superior a las del trigo y en mayor cantidad. Concretamente, en los pseudocereales se encuentran grandes cantidades de lisina, arginina, histidina, metionina y cisteína, que son aminoácidos de alta calidad.
  • Su contenido en fibra es más elevado que el de otros cereales y vegetales, siendo aproximadamente igual al del trigo.
  • Si bien su contenido en lípidos (grasas) es mayor en comparación con otros alimentos de origen vegetal, estos consisten fundamentalmente en ácidos grasos insaturados, en particular ácido α-linolénico, que resultan beneficiosos para la prevención de enfermedades cardiovasculares.
  • La quinua y el amaranto contienen concentraciones considerablemente más elevadas de ácido fólico que el trigo, y son una excelente fuente de B2, B6, C y E.
  • Su contenido en minerales es aproximadamente del doble que el de otros cereales.
  • Contienen hidratos de carbono beneficiosos para la salud, ya que reducen el colesterol, el índice glucémico y los ácidos grasos libres.
  • Presentan mejor digestibilidad que los cereales.
  • Contienen compuestos bioactivos tales como antioxidantes, fructooligosacáridos y almidón resistente.

Existen muchos pseudocereales en el mundo, siendo América Latina el principal punto de producción. Los más conocidos y consumidos son la quinoa y el amaranto. Tanto la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) como la Organización Mundial de la Salud (OMS) califican ambos pseudocereales como únicos por su altísimo valor nutricional, ya que tienen la cualidad de poder sustituir las proteínas de origen animal por ser muy ricos en nutrientes. Ambas asociaciones coinciden en resaltar que la quinoa y el amaranto son alimentos perfectos para el ser humano, y es por esto que muchas veces reciben la denominación de súpercereales.

La Asamblea General de las Naciones Unidas ha declarado el 2013 como “Año Internacional de la Quinua” (AIQ) en reconocimiento a la tradición de los pueblos andinos por conservar el cultivo de este excepcional alimento para generaciones presentes y futuras. A lo largo del 2013 la NASA también ha mostrado su interés por la quinoa y el amaranto ya que ambos están incluidos en su lista de alimentos del futuro, ya que además de tener un alto valor nutricional no se descomponen en los viajes espaciales lo que sugiere que sería un tipo de alimentación ideal para los astronautas con misiones prolongadas en el tiempo.

Conclusión

Recientemente los pseudocereales han sido redescubiertos por tener excelentes cualidades nutricionales, pero la principal cualidad es su alto valor nutricional, lo que los convierte en un perfecto sustituto de las proteínas animales en personas que siguen dietas vegetarianas y veganas. Cada pseudocereal tiene sus propios contenidos nutricionales, pero en general son alimentos muy completos y con gran variedad de vitaminas y minerales muy beneficiosos para la salud.

Referencias

Wikipedia, Pseudocereal
https://es.wikipedia.org/wiki/Pseudocereal

Revista Espores. La veu del Botànic, 13.01.14 ¿Qué son los Pseudocereales?,
http://espores.org/es/agricultura/que-son-els-pseudocereals.html

Sistema de la Naciones Unidas en el Perú, Año Internacional de la Quinoa http://onu.org.pe/ano-internacional-quinu/

Objetivo Bienestar, Alimentación, 30 de abril 2014, Proteínas Vegetales en los pseudocereales
http://www.objetivobienestar.com/proteinas-vegetales-en-los-pseudocereales_1086_102.html

Salud, Latinoamérica, Seguridad Alimentaria, Pseudocereales, Cereales