¿Cuáles plagas debemos monitorear en nuestra higuera y cómo debemos hacerlo?

Las plagas se catalogan como las enfermedades en los cultivos, cualquier daño que un animal pueda causar al mismo y que ocasione perdidas para el agricultor. El daño se cataloga no solo de forma económica sino también el riesgo alimentario que este conlleva. En un sentido más amplio una plaga es cualquier ente biótico que la persona pueda considerar perjudicial para sí mismo o su propiedad.

Se puede establecer que la propagación de plagas ha aumentado en los últimos años de manera drástica. Se les atribuye a diferentes factores como la globalización, el comercio, el cambio climático y la intensificación de la agricultura. La higuera como todos los demás cultivos se encuentra propensa a sufrir de alguna plaga.

La manera en que se tratan los cultivos es con sistemas de prevención y de rápida intervención a los peligros. Y para esto se debe conocer a cuáles enfermedades es propenso el cultivo. En este caso ya que estamos hablando de la higuera, las plagas más comunes son:

  • Mosco del higo
  • Agusanado de brevas e higos
  • Orugas de las hojas
  • Cochinillo de la higuera
  • Barrenillo de la higuera
  • Plagas de almacén

Es importante conocer una breve descripción de cada plaga.

El mosco de higo (Lonchae aristella) es una plaga exclusiva de la higuera y actúa únicamente en el fruto de esta.

El agusanado de brevas (cerstitis capitata) es una plaga que abunda en la temporada de invierno causando daños de putrefacción tanto en la breva como en el higo.

Las orugas de las hojas (Simaethis pariana) esta afecta a las hojas devorándola y dejando el nervio al descubierto.

Por otro lado, la cochinilla de la higuera (Ceroplastes Rusci) afecta directamente a las ramas, succionando la planta y cubriéndola con una costra que impide su desarrollo y haciendo que el árbol envejezca.

El barrenillo de la higuera (Hipoborus ficus) es un parasito muy común en este tipo de árbol, vive en las higueras más débiles y termina por desmoronar el árbol.

Las plagas de Almacén (Myelosis ceratoniae) es una plaga que ataca directamente al fruto destruyéndole y ocasionando serios daños a la cosecha.

Las plagas no son directamente lo único que afecta al cultivo, las enfermedades también pueden dañarlo. Y algunas características que presenta la higuera son:

  • Podredumbre radicular
  • Negrilla
  • Virus del mosaico de la higuera

La podredumbre radicular es una enfermedad que afecta las raíces del árbol, impidiendo una correcta circulación de la savia en la higuera. Los efectos son perdidos de color en las hojas, podredumbre del fruto y por último la muerte del árbol.

La negrilla es una enfermedad muy común en una higuera. Empieza por cubrir las hojas con un polvo negro evitando que funcionen de manera correcta. Generalmente se desarrolla en climas muy húmedos.

Por último, el virus del mosaico de la higuera ataca a las hojas. Su efecto es la disminución y ralentización de su crecimiento lo que termina en una deformación de las mismas. Las semillas del fruto se escaman y las yemas se secan, lo que provoca que el higo y las brevas caigan de una manera prematura. Una forma de controlarla es usando estacas de multiplicación de higueras sanas.

Ya conociendo qué tipo de plagas son las que se pueden presentar en un cultivo, en este caso una higuera. Es de igual importancia conocer cuáles son los métodos correctos para tratarlas.

El análisis de riesgo de plagas brinda los fundamentos para las medidas fitosanitarias en un área de ARP específica. Lo que se evalúa es la evidencia científica que permita determinar si el organismo es una plaga, luego la probabilidad de dispersión de la misma y la magnitud de las posibles repercusiones económicas. La siguiente parte del análisis consta de medidas que reduzcan el nivel de riesgo al mínimo. Las cuáles serán utilizadas posteriormente para establecer una reglamentación fitosanitaria adecuada.

Durante las tres etapas del proceso de ARP se realiza una recolección de información, documentación y comunicación del riesgo. Las etapas son inicio, evaluación de riesgos y manejo del riesgo de las plagas. Al concluir la primera etapa del ARP se habrán identificado las plagas y las vías que sean motivo de preocupación. Así como también se habrá definido el área de ARP. De manera general la segunda y la tercera etapa están relacionadas con cumplir y establecer las Normas Internacionales para Medidas Fitosanitarias.

En conclusión, ya con las plagas definidas existe un protocolo establecido que nos permite prevenirlas y tratarlas correctamente.

Referencias Bibliográficas

FAO (2018), Plagas y enfermedades de las plantas (21/03/18) (Disponible en) http://www.fao.org/emergencies/tipos-de-peligros-y-de-emergencias/plagas-y-enfermedades-de-las-plantas/es/ 

Portal Fruticola (2018), Plagas y enfermedades de la higuera (21/03/18) (Disponible en) https://www.portalfruticola.com/noticias/2018/01/23/cuales-son-las-plagas-y-enfermedades-de-la-higuera-guia-fotografica/

Secretaria de la Convención Internacional de protección fitosanitaria (2017), Marco para el análisis de plagas (21/03/2018) (Disponible en) https://www.ippc.int/static/media/files/publication/es/2016/01/ISPM_02_2007_Es_2016-01-14.pdf

 

Salud, Manejo Integrado de Plagas, Plagas, Higuera