Programa de Prevención de HLB para cítricos en Argentina

Huanglongbing (en chino «enfermedad del Dragón amarillo»), es una enfermedad provocada por bacterias (y un vector) y afecta diversas especies de plantas del género Citrus entre los más importantes están, limón, naranja y mandarina. Esta enfermedad se le conoce por el acrónimo HLB es considerado mundialmente como la enfermedad más destructiva de los cítricos y para la cual, hasta el momento, no existe cura posible.

Los daños que producen son deformaciones en los brotes, coloraciones variadas en los frutos, caída de frutos, disminución del tamaño de frutos, disminución de azúcar, aumento del nivel de acidez, disminución del porcentaje de jugos, disminución del tamaño del fruto alterando su color y forma, pues una planta joven infectada no llega a producir frutos, declinamiento y posterior muerte de plantas. La enfermedad reduce la producción y en casos avanzados puede llegar a matar a los árboles. El avance de esta enfermedad una vez instalada en un área productiva puede alcanzar pérdidas, según información internacional, de hasta el 40 % de la capacidad productiva en menos de 5 años.

La enfermedad fue descrita por primera vez en China en 1943. La enfermedad ha afectado seriamente a Taiwán desde 1951. La forma africana de la enfermedad fue descrita por primera vez en 1947 en Sudáfrica, donde actualmente está muy extendida.

La principal forma de transmisión de HLB a gran distancia es a través del material de propagación enfermo afectando gravemente las zonas de producción citrícola.

No tiene cura, la prevención se basa en un fuerte trabajo de control fitosanitario, tareas de monitoreo y servicios de diagnóstico; además de investigación, capacitación y la implementación de una campaña de difusión y sensibilización sobre el daño que el HLB puede causar a la citricultura nacional, uso de material sano, control del insecto vector y la eliminación de la planta infectada.

Contexto de la Resolución

El Programa Nacional de Prevención de Huanglongbing  (PNPHLB), creado por resolución N° 517/09 de la Ex Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación y  luego ratificado por la  Ley Nacional N° 26.888, tiene la finalidad de proteger la  citricultura nacional de esta enfermedad, la cual es considerada como la más grave para los cítricos en el mundo y que aún no se ha establecido en la Argentina.

Prevención

En Argentina, surge el “Programa nacional de prevención del HLB”, con el objetivo de:

  1. Prevenir el ingreso de la enfermedad HLB al Territorio Nacional.
  2. Implementar sistemas de vigilancia para la detección precoz de la enfermedad.
  3. Desarrollar campañas de difusión, concientización, capacitación de la plaga.
  4. Implementar un plan de contingencia para el control de la enfermedad en caso de aparición de brotes dentro del Territorio Nacional.

En una búsqueda global, no se ha encontrado inmunidad cítrica natural. Crear un evento cítrico genéticamente modificado es posible, pero hay serias dudas de su aceptabilidad por los consumidores.

El Senasa organiza capacitaciones con el fin de concientizar a todos los actores de la cadena productiva de la citricultura del país, dando a conocer las precauciones a tomar, las reglamentaciones vigentes y la necesidad de comunicar rápidamente sintomatología sospechosa de la plaga. De esta manera se pretende instalar en la sociedad el concepto del HLB como una amenaza para la citricultura y las medidas preventivas para evitarlo. A su vez, el Organismo capacita al personal que se desempeña en el PNPHLB para la correcta ejecución de las actividades del mismo en las diferentes zonas productivas del país.

Importancia de la certificación

La implantación de un monte de cítricos requiere que la totalidad de las plantas adquiridas en viveros tengan la sanidad adecuada como para garantizar que los montes alcancen la máxima productividad y beneficios económicos posibles, en un marco de sustentabilidad ambiental.

Son muchas las enfermedades que afectan a los cítricos. Dentro de estas, el HLB produce la muerte de plantas, mientras otras afecciones causan pérdidas de rendimiento.

Cuando una enfermedad de cítricos afecta la calidad de la fruta obtenida, esto puede significar pérdida de exportaciones, con la consecuente baja en el ingreso de divisas y el riesgo de la eliminación de fuentes de trabajo.

Distintos métodos y técnicas científicas, así como un manejo adecuado de los cultivos, permiten evitar que las plantas se enfermen.

En Argentina es obligatorio que los viveristas produzcan plantas cítricas de viveros siguiendo una estricta normativa. Esto garantiza al productor de un monte que está adquiriendo plantas sanas y con un alto potencial de desarrollo y crecimiento.

El INASE es el organismo del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación que está a cargo de la aplicación de las normas que regulan la producción de plantas cítricas y/o sus partes como las semillas y yemas. Para ello, efectúa los controles necesarios y también acompaña al viverista en lograr un buen producto final que le permita posicionarse en el mercado de plantas.

A través de la certificación de semillas y material vegetal de propagación, el INASE procura la sustentabilidad productiva y ambiental, a la vez que incentiva procesos de inclusión social de pequeños productores viveristas.


Conclusión

La actividad citrícola para las provincias productoras de Argentina tiene gran importancia económico-social. En varias de éstas, la citricultura se encuentra entre los primeros puestos respecto de la generación del producto bruto provincial.

Teniendo esto en cuenta, es sumamente importante que se tome conciencia al respecto, y se apliquen las medidas preventivas ya que de lo contrario corre en riesgo el sustento de las provincias que se dedican a la exportación de limones, pomelos, naranjas y mandarinas u otros cítricos como actividad principal, afectando a miles de trabajadores.

 


Referencias

www.agroindustria.gob.ar

www.senasa.gob.ar

 

Regulación, certificación, Cítricos, PNPHLB, HLB