El Etiquetado de los Productos y la Salud

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud es la condición de todo ser vivo que goza de un absoluto bienestar tanto a nivel físico como a nivel mental y social.

El estilo de vida, o sea el tipo de hábitos y costumbres que posee una persona, puede ser beneficioso para la salud, pero también puede llegar a dañarla o a influir de modo negativo sobre ella. La alimentación saludable es uno de los objetivos principales en las sociedades más avanzadas ya que permite a las personas disfrutar de una vida además de longeva en condiciones óptimas. Cada vez más la preocupación de las personas por conocer lo que comen y las condiciones en las que se produce obliga a los estados a incorporar una información fidedigna en el etiquetado, así como el control sobre los procesos de producción.

¿Por qué leer las etiquetas de los alimentos?

Las etiquetas de los alimentos nos ofrecen información sobre éstos y por ello, su lectura puede ayudarnos a conocer mejor lo que ingresa en nuestro cuerpo, si se trata de una buena elección para nuestra dieta o si se aconseja su consumo moderado.

Leer las etiquetas de los alimentos favorece la selección adecuada de los mismos y por eso, su importancia. Además, puede abrir nuestros ojos y cambiar la idea errónea acerca de determinado alimento que antes creíamos muy saludable pero al leer la etiqueta, descubrimos que su composición no es la más sana.

Las etiquetas de los alimentos no sólo ofrecen la información nutricional en la cual se describen las calorías que posee el alimento, el tamaño de la porción y los nutrientes de la misma, sino que en el etiquetado encontramos los ingredientes que con palabras raras pueden esconder productos poco saludables y la fecha de caducidad o vencimiento que contribuye a la seguridad alimentaria del consumidor. Incluso, en el envase encontramos cómo conservarlo, como cocinar el alimento de manera ideal, entre otros datos que pueden ser de nuestro interés.

Con la información nutricional podemos saber qué cantidad de grasas posee el producto, cuáles de ellas son saturadas, cuáles trans y cuáles insaturadas, podemos conocer la proporción de hidratos, proteínas, fibra, y azúcares simples. Todo aquello que nos ayuda para elegir el alimento de acuerdo con nuestras necesidades y preferencias, ya que quienes desean perder peso escogerán versiones con menos grasa saturada y azúcares, quienes están realizando una dieta para favorecer la hipertrofia, optarán por un alimento rico en hidratos complejos y proteínas y quienes padecen diabetes, optarán por las versiones más ricas en fibras y sin azúcares.

En la lista de ingredientes podemos encontrar datos de interés para aquellos que padecen intolerancias o alergias, ya que allí figurará todo lo que queremos saber acerca de lo que contiene el producto. También podemos conocer la forma de conservación así como la fecha de caducidad o la vida útil del alimento, los cuales son datos esenciales para que el consumo del mismo sea seguro e inocuo.

¿Cómo leer un rótulo de información nutricional?

La etiqueta de información nutricional le dice lo qué hay en los alimentos que está comiendo. Le ayuda a determinar si usted tiene una dieta saludable y equilibrada. Cada producto envasado o procesado debe tener una etiqueta.

El tamaño de la porción es el primer dato que se indica en la etiqueta. Esta es la cantidad de alimento que generalmente se ingiere de una vez. El tamaño está en una medida básica del hogar, tal como piezas, tazas u onzas. El tamaño de la porción es un factor importante en su dieta. Usted debe comparar la cantidad de alimentos que come normalmente con la porción indicada en la etiqueta. Comer porciones grandes puede llevar al aumento de peso. Mientras más grandes son las porciones, más calorías consume.

La etiqueta proporciona una columna de porcentajes llamada porcentaje del valor diario. En ella se compara la cantidad del nutriente que se encuentra en una porción del alimento con la cantidad del nutriente que se debe consumir en un día. Los porcentajes están basados en una dieta diaria de 2,000 calorías. Deberá ajustar las cantidades si come más o menos de 2,000 calorías por día. Cada uno tiene diferentes necesidades calóricas, dependen de su sexo, edad y nivel de actividad.

Usted obtiene sus calorías diarias de lo que come y bebe. Una persona sana debe consumir nutrientes de los cinco grupos de alimentos básicos. Algunos ingredientes, como las grasas saturadas y trans, no son saludables. Sólo debe comerlos en pequeñas cantidades. Una porción con un 5 % o menos del valor diario tiene un contenido bajo. Una porción con 20 % o más del valor diario tiene un contenido alto.

Conclusión

La educación es la herramienta más contundente que tenemos, debido a que mediante ella, es posible construir una nueva relación positiva hacia los alimentos y prevenir los potenciales problemas de salud. Así mismo, es necesario invertir más y mejor en educación nutricional para promocionar los hábitos saludables a la sociedad porque a pesar de que se hacen esfuerzos para ello no son suficientes.

Referencias

Amparo Hurtado Soler, Facultad de Magisterio, 2013
La Alimentación como Fuente de Salud
https://www.uv.es/hort/alimentacion/alimentacion.html

GABRIELA GOTTAU, En Vitónica 15 Abril 2009
¿Por qué leer las etiquetas de los alimentos?
https://www.vitonica.com/alimentos/por-que-leer-las-etiquetas-de-los-alimentos

Copyright © American Academy of Family Physicians
Última Versión Actualizada: July 2017
Este artículo fue contribuido por: familydoctor.org editorial staff
https://es.familydoctor.org/nutricion-como-leer-un-rotulo-de-informacion-nutricional/

Regulación, Salud, Seguridad Alimentaria, OMS, Etiquetado Nutricional, Requisitos